Nomofobia: Cómo dejar de sentirse esclavo del celular

¿Te sientes ansioso si tu teléfono no está cerca? ¿La idea de perder tu teléfono hace que tu corazón se acelere? ¿Llevas el teléfono a la cama con vos?

 

nomofobia (1)

 

Si la repuesta a estas preguntas es Si, entonces debe seguir los siguientes consejos para dejar de ser un esclavo de tu Smartphone y priorizar otros aspectos de tu vida.

Nomofobia:

Nomofobia es un término que describe un temor cada vez mayor en el mundo de hoy – el miedo de estar sin un dispositivo móvil, o del teléfono móvil. Entre los estudiantes de secundaria y universitarios de hoy, esta es una fobia cada vez más marcada.

La nomofobia está en todas partes en las naciones industrializadas. El término es una abreviatura de “no-mobile-phone fobia”, que fue acuñado durante un estudio de 2010 en el Reino Unido.

La nomofobia normalmente no requiere atención médica, pero las opciones están disponibles.

Tecnología

La tecnología tiene algunos beneficios maravillosos. Sin embargo, dicho esto, cada vez es más evidente que nuestro mundo está desarrollando un apego desordenado a la misma. Lo importante es fomentar el uso responsable de la tecnología.

-El 84% de los usuarios de teléfonos celulares dice que no podrían salir de su casa un solo día sin su dispositivo.

-El 67% de los propietarios de teléfonos celulares necesitan comprobar su teléfono para mensajes, alertas o llamadas – incluso cuando su teléfono no sonando o vibrando.

-Casi la mitad de los propietarios de teléfonos haber dormido con su teléfono al lado de su cama porque querían asegurarse de que no se pierda ninguna llamada.

Pero no necesitamos estadísticas para decirnos que estamos muy apegados a la tecnología, y se ha hecho parte de todas nuestras vidas.

Los síntomas:

 

  • El pánico y la ansiedad cuando te separas del teléfono.
  • Tener múltiples teléfonos.
  • Comprobación compulsiva de los mensajes, duración de la batería, llamadas, notificaciones, etc.
  • Usar el teléfono en lugares inapropiados.
  • Usar el teléfono cuando hablas con alguien, cuando miras televisión, en el trabajo o la escuela.

Efectos secundarios físicos pueden ocurrir por cuando tu teléfono se rompe, se queda sin batería, o es de otra manera inutilizables. Estos síntomas incluyen:

  • ataques de pánico
  • dificultad para respirar
  • mareos y temblores
  • Sudoración
  • ritmo cardíaco acelerado

nomofobia-portada_94951

Causas de la nomofobia:

  • inseguridad
  • falta de autocontrol
  • impaciencia
  • aburrimiento

Riesgos:

Los deseos de conectarse y comunicarse derivan de la naturaleza humana. Pero, la nomofobia no es una ocurrencia natural. La obsesión por un teléfono celular causa problemas en las relaciones, los compromisos de trabajo y tareas escolares. Las personas que sufren esta fobia tienden a descuidar las relaciones mediante el uso excesivo de sus teléfonos celulares más que de mantener amistades o citas.

Enviar constantemente textos o hacer llamadas telefónicas en el trabajo o en el aula es una distracción. Moderar el uso de celulares limita las posibilidades de adicción. Mientras que los teléfonos móviles ofrecen un método de avance tecnológico para la interacción social, el riesgo de obsesionarse puede obstaculizar la felicidad.

Superar la nomofobia:

Nuestro desafío digital puede hacernos sentir frustrados, culpables y enojados con nosotros mismos. Pero hay otra manera de mirar la prueba. Es una excelente oportunidad para conocer y dominar los hábitos de la mente. Y así es como se puede encontrar la libertad en el ámbito digital y cualquier otro ámbito de su vida también. Prueba:

  • tomarte unas vacaciones digitales. Intenta dejar tu teléfono primero durante algunas horas, y luego aumenta aún más el tiempo que pasas sin consultar o estar pendiente de tu Smartphone.
  • La terapia crea escenarios personalizados para aprender métodos de afrontamiento. El primer paso para superar la ansiedad viene con admitir el problema y convertirse en auto-consciente.
  • Superar el miedo a la desconexión se puede aliviar con técnicas de respiración profunda, yoga y relajación muscular. También existen grupos de apoyo.
  • Intenta hablar con alguien y contarle tu problema. No tiene que ser un profesional, puedes empezar por confiar en un amigo o familiar.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*