Consejos para alejarse de gente tóxica

Una persona tóxica es aquella que, en la relación interpersonal, desgasta, intimida, cosifica al otro, lo culpabiliza.

Hay gente que sientes que destila un odio visceral, que le gusta humillar a los demás, que intenta manipular con mentiras o agrede gratuita e innecesariamente, daña con intención y es envidioso. En este post, te damos consejos para que te alejes de una persona tóxica.

keep-calm-and-evita-gente-toxica

Características de la gente tóxica:

  • Te cuentan sus problemas hasta aburrir, pero nunca permiten que les cuentes los tuyos.
  • Son egoístas pero, normalmente, camuflan muy bien esa actitud.
  • Son carentes de empatía. No entienden cómo se siente el otro y les da igual.
  • Siempre quieren estar por delante de ti, en todo… si por ejemplo, consigues un trabajo genial, él/ella ha tenido una oferta mucho mejor. Si tu marido te hizo un regalo espectacular, su amigo/amiga/esposo/marido le ha hecho algo infinitamente mejor…
  • No guarda tus secretos.
  • Quiere ser el protagonista de todas las conversaciones.
  • Se mastica la negatividad que aporta a la relación.

Tipos de personas tóxicas:

  • Narcisista: se cree el centro del universo y que todo gira en torno a él.
  • Histriónico: busca llamar la atención, es muy teatral en sus expresiones y puede llegar a exagerar problemas físicos para conseguir la ayuda de los demás.
  • Pesimista: todo lo ve negro y siempre va dando lástima. Siempre tiene excusas para todo lo malo que le pasa en la vida. Si tú eres una persona optimista, se va a nutrir de tu emoción positiva para estar bien y dejarte a ti mal. Lo que comúnmente se conoce como: me ha robado la energía.
  • Negativo: además de verlo todo negro, siempre te lleva la contraria.
  • Falso: son muy mentirosos, más falsos que el alma de Judas o que un euro de madera.
  • Psicópata: no todos los psicópatas matan. Muchos están integrado y mejor que no te los encuentres porque son los más desagradables de todos.

gente_toxica2

Claves para tener en cuenta con una persona tóxica:

-Detectar: Une medida para desintoxicarse es precisamente entrar en contacto con el veneno inoculado por el exterior o por ti mismo. Hay que detectar la toxicidad para poder salir de ella. No escapar sino hacerle frente. Sólo gracias a esa toma de conciencia como observador externo el lóbulo frontal se activa y genera calma.

-Adaptarse: Aunque la situación sea muy tóxica, se pueden desarrollar estrategias para poder adaptarse a ella. Es decir, tenemos la capacidad de aprender a descodificar la misma información de diferente manera.

-Abstracción: Todos somos libres de ‘cerrar la ventana’ de nuestra mente al ruido del exterior. Aunque nos bombardee con mensajes letales, tenemos la capacidad de protegernos y cerrar las compuertas de nuestra mente a esa información.

-Autoestima: Potenciar los recursos que cada uno tiene, realizar actividades que refuercen nuestras aptitudes y habilidades, buscar nuevos entornos más salubres donde se aprecien nuestras cualidades.

-Relaciones sociales: Cultivar los vínculos afectivos verdaderos y las relaciones sociales basadas en valores. Fomentar la interdependencia y una buena red de amistades.

-No al victimismo: Abandonar la autointoxicación, ese diálogo interior que repite una y otra vez los mismos mensajes negativos sin ofrecer nunca una salida.

-Solidaridad: Hacer cosas por los demás o implicarse en proyectos solidarios es una buena forma para salir de uno mismo y su propia ‘desgracia’. Además, ayudar a otras personas que sufren es bueno para relativizar.

-Abandonar: En ocasiones, sobre todo cuando las consecuencias afectan a la salud, hay que abandonar las situaciones contaminantes. Pero no es una derrota porque, a veces, para sobrevivir en un entorno tóxico, hay que convertirse en un ser tóxico. Y ese es un precio demasiado alto. Hay momentos en que una retirada a tiempo es una victoria.

En definitiva, lo mejor es alejarnos de esa gente. Hay que aprender a negociar, pero sin ceder nuestros derechos, pues nos pertenecen.  Disponemos de dos palabras imprescincibles: la palabra SI y sobre todo NO, es decir, poner límites a esta personas, ambas nos sevirán de gran ayuda para resolver cualquier diferencia que podamos tener en nuestros vínculos personales. Se puede y se debe evitar que este tipo de personas tomen el control de nuestras vidas. Primero, identificándolas, y segundo, reforzando la autoestima y adquiriendo estrategias para no caer en sus redes. Pero cuando la situación compromete la salud o la estabilidad emocional, lo más sano es alejarse de esas personas o ambientes para evitar convertirnos en uno de ellos.

mafalda-no-se-compliquen-con-gente-toxicaNo dudes en dejar tu comentario!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*