Como sacar la mala onda de los lugares que frecuentas

El Feng Shui destaca que la buena y la mala energía existen en todos los sitios, la oficina, nuestro hogar o el gimnasio, son algunos ejemplos. En este post, te contamos como limpiarla.

0

Quizás para quienes no sabemos del tema, los lugares que frecuentamos están siempre de la misma manera, pero no es así. Resulta que con el Feng Shui, oriundo de China, todo cambió. Se trata de un arte milenario que intenta utilizar los elementos que tenemos a nuestro alcance para hacernos mas favorables las energías del planeta, desde un espejo, hasta nuestra cama o cualquier otro objeto que tengas a nuestro alrededor.

Los antiguos maestros que crearon el feng shui no estaban pensando precisamente en la mala onda, pero sí sabían de la existencia de ciertas energías invisibles que pueden traernos mala suerte o alguna clase de trastorno. En términos del feng shui, la mala onda se llama “sha chi” y su contraparte, la buena, “sheng chi”.

Consejos sencillos para disipar la mala onda y terminar con algunos mitos:

-Lo primero que hay que evitar es que la mala onda entre a tu casa. En las aldeas rurales de China se acostumbra colocar un espejo circular sobre el marco de la puerta de entrada, a modo de protección. Hay algunos que ya vienen montados en un marco de madera octogonal, pero lo más importante es el espejo. Mejor aún, pero un poco más caro, es poner un disco de bronce pulido, porque el espejo reflejará lo negativo y si es de metal, además atraerá lo positivo.

-Es un mito que los cactus dan mala suerte, todo lo contrario. Son muy buenos aliados para atrapar las malas energías y neutralizarlas. Por lo tanto es recomendable tener algunos en casa, en la oficina o donde quieras, lo importante es que reciban buena luz. Hay mini cactus súper fáciles de trasladar, hasta podes llevarlo de regalo como excusa.

– Muchas veces solemos decir que un ambiente está cargado. Significa que hay partículas cargadas de electricidad que andan por el aire, son los famosos iones. Para esto aconsejamos las lámparas de sal, las piedras de cuarzo y las pequeñas y populares fuentes de agua “Feng Shui” que contribuyen a retirar estos iones del aire y por lo tanto a remover la mala onda que producen. Enseguida vas a sentir que te duele un poco la cabeza y nos vas a parar de bostezar.

-Un antiguo axioma hermético dice: “como es arriba es abajo y como es adentro es afuera”. Por eso, si percibimos mala onda en un ambiente, una buena acción es ventilarlo, limpiarlo, tirar cosas que ya no nos sirvan, ordenar y dejar todo impecable. No hace falta cambiar todos los muebles de lugar, pero si hacer algún cambio, por más mínimo que sea. El baño es donde más energía se pierde, poné muebles de madera para absorber el exceso de humedad que hay en ellos y si podés colocar plantas naturales mucho mejor porque da más vida.

-En China hay una verdadera legión de imágenes destinadas a protegernos de la mala suerte. Guerreros, dioses y animales fantásticos se ven en muchas casas, negocios, templos y palacios. Lo mejor es que cada uno use aquello que concuerde con sus creencias personales. Por ejemplo, las máscaras y lo que es muy común son los biombos, siempre cerca de la entrada por donde ingresan las personas. Pero si querés probar alguno de los de oriente, los más fáciles de conseguir son los leones protectores o Perros Fu. Son adornos bastante populares, incluso fuera de China. Vienen en pareja, el macho se reconoce porque tiene una esfera debajo de la pata y se coloca siempre a la izquierda si miramos desde la puerta hacia el interior de la casa. Su aspecto amenazador mantendrá lejos a la “mala onda” y a las personas que la traen.

– Los sonidos armónicos alejan la mala onda, por eso se usan los llamadores de ángeles o carillones. Son preferibles los de metal, con cinco o más tubitos. Tratá de colocarlos donde corra viento o donde el movimiento de una puerta los haga sonar.

-En China también se acostumbra a colocar a los lados de la puerta estandartes rojos en donde se escriben buenos deseos, como armonía, paz, prosperidad etc. De hecho ya hay locales en donde venden objetos que traen inscripciones positivas como live, love, laugh. Se cree que el rojo es el color que aleja la mala suerte. Colocar imágenes que transmitan lindas sensaciones, como un paisaje, una foto familiar o lo que te guste, dentro de un marco rojo, es una buena manera de conectarse con lo positivo y alejar la “mala onda”.

293560_411891675557750_269865106_nNo dudes en dejar tu comentario!

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*