Cómo dejar de tener miedo a la oscuridad

La nictofobia es el miedo intenso e irracional a la oscuridad. La nictofobia también es conocida como escotofobiaacluofobialigofobia,mictofobia o sencillamente miedo a la oscuridad.

fobia-a-la-oscuridad

No es raro que los niños e incluso adultos puedan tener miedo a la oscuridad. Es más común en los niños, un poco más raro en adultos, y generalmente es causado por el hecho de que la persona no puede ver en la oscuridad y se le teme a lo que no se puede ver. Y, en lugares mal iluminados, las cosas parecen ser lo que no son. Más allá de que la ciencia afirme que el miedo es irracional, y que aquello a lo que se teme no es real, esto no alivia el pánico. Cuando cae la oscuridad de la noche, la gente se encuentra más vulnerable, y eso es lo que implica el miedo a la oscuridad: una sensación de vulnerabilidad.

miedo a la noche

La oscuridad no es algo sobre lo que las personas tienen el control cuando se produce de forma natural. Las personas pueden, por supuesto, encender una luz eléctrica para evitar la oscuridad en el interior de una casa, o llevar una linterna cuando esté afuera. Sin embargo, la negrura de terciopelo asociado a la noche puede ser todo lo que genere miedo a alguien que teme por no ser capaz de ver lo que lo rodea, y se imagina toda una variedad de cuestiones negativas que les rodean.

Aunque el miedo a la oscuridad no es inusual, es un miedo visto como ilógico e irracional. Cuando un individuo está metido en la cama con seguridad, el peligro de que algo pueda ocurrir es poco probable. Por lo tanto, continúa sufriendo sólo debido a la oscuridad, esto se relaciona con sufrir una ansiedad innecesaria, y es sensato buscar la manera de aliviarlo.

Varios enfoques diferentes se pueden tomar con el fin de librarse del miedo a la oscuridad:

Los niños tienden mejoran su temor si están expuestos gradualmente a la luz durante un período de tiempo cuando se van a la cama. Un interruptor tenue puede ser suficiente en este caso hasta que el niño se acostumbre gradualmente a estar en una habitación a oscuras, y reconocer que es seguro.

miedo-a-la-ocuridad

Tanto los adultos como los niños encontrarán que ayuda si evitan el exceso de estimulación de actividad antes de acostarse. De esta manera su cuerpo y mente pueden relajarse y calmarse, preparándolo para estar menos ansioso cuando es el momento de apagar la luz e ir a dormir. Nunca es una buena idea ver películas de terror o leer historias espeluznantes antes de intentar llegar a conciliar el sueño. Lo mismo vale para los juegos de computadora violentos o agresivos, que pueden aumentar la respuesta al estrés de una persona y que lo hacen estar más alerta, justo cuando necesitan relajarse.

terror

Así como los niños que temen la oscuridad pueden beneficiarse de reafirmaciones positivas por parte de los padres, los adultos también pueden. Aunque los adultos no tengan a alguien que pueda hablarles y decirles palabras que los tranquilicen, algo que puede resultar muy positivo para relajarse antes de ir a dormir, es hacer algunos ejercicios de meditación y relajación para bajar el nivel de ansiedad. 

Meditar-en-la-cama

Afirmaciones positivas son otro método de auto-ayuda para las personas que no les gusta la oscuridad. La repetición de frases positivas que aumentan la autoestima y disminuyen la ansiedad puede ayudar a aliviar el estrés asociado con fobias y preocupaciones relacionadas con la oscuridad. Uno de los peores desafíos que los individuos generalmente enfrentan al tratar de deshacerse del miedo es su propia imaginación. Mantener el control de los pensamientos es una manera de controlar un miedo innecesario.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*