Cómo dejar de sonrojarte en los momentos más inoportunos  

¿Sientes que te sonrojas frecuente y frente a situaciones diversas? Invariablemente parece ocurrir en el momento más inoportuno y en un abrir y cerrar de ojos. Pero el rubor en las mejillas en realidad puede tener muchas causas físicas y emocionales complejas, todas las cuales estimulan el sistema nervioso simpático. Esto puede activar la respuesta de lucha o huida de tu cuerpo, haciendo que los vasos sanguíneos se dilaten y dejándote avergonzado o nervioso en relación al color de tu rostro.

 

rubbbb1

 

A continuación te dejamos algunos tips y consejos para prender a manejar nuestras emociones y terminar con esos episodios embarazosos.

 

 Causas:

  • Como una respuesta física, el rubor puede ocurrir cuando el cuerpo se calienta demasiado, por ejemplo, cuando el clima es tórrido, cuando estás haciendo ejercicio, o si tienes fiebre, ya que ayuda a enfriar la disipación de calor a través de la superficie de la piel. Los vasos actúan como válvulas de escape de emergencia para evitar que el cuerpo se sobrecaliente.
  • El rubor en las mejillas, también puede ser el resultado de una respuesta emocional, como la ansiedad, el miedo o la vergüenza. Cuando esto sucede, el cuerpo libera hormonas, como la epinefrina (adrenalina), lo que aumenta la circulación, aumentando el flujo de sangre.
  • Algunos alimentos y medicamentos pueden causar rubor, también. Comer un burrito picante, por ejemplo, puede acelerar el flujo de sangre a la piel. Algunas condiciones médicas, como el hipertiroidismo, pueden tener en el mismo efecto.

 

Eritrofobia:

Para algunas personas, la regularidad del rubor se ha hecho ha causado la formación de una nueva fobia que se ha denominado: eritrofobia – temor a ruborizarse. Como si las cosas no fueran ya suficientemente complicadas con el constante e inexplicable rubor, existen personas que se sienten acosadas por esta nueva fobia del ridículo y la vergüenza que viene de ruborizarse delante de la gente. Esto las lleva inevitablemente a esconderse de las situaciones sociales y a sentirse incomodas ante cualquier situación que implique cualquier tipo de relación con los demás.

goodshoot-02283434-185134_XL

Algunos síntomas de la eritrofobia:

  • Latido rápido del corazón o palpitaciones.
  • Transpiración.
  • Sensaciones de ahogo.
  • Asfixia o falta de aliento.
  • Dolor en el pecho o malestar.
  • Náuseas.
  • Mareos o inestabilidad.
  • Sensación de irrealidad o de ensueño.
  • Despersonalización.
  • Sensación de entumecimiento u hormigueo en la cara y en las extremidades del
  • Escalofríos o sofocos.

 

Consejos para evitar sonrojarse:

  • Relájate: el enrojecimiento de las mejillas tiende a empeorar a medida que sientes que vas a sonrojarte y te sientes avergonzado por tu propia vergüenza, creando una especie de círculo vicioso. Cuanto más tenso, más sonrojado, más la sangre se disipa hacia tu cara.
  • Acéptalo, no luches contra él. Algunas veces es necesario cambiar tu relación con el rubor, especialmente en el momento que estás tratando de ocultarlo porque estás avergonzado de ello.
  • Opiniones de otras personas: parte de la vergüenza o del rubor es causado por el pensamiento de que los demás te verán como débil o tonto. Sin embargo, todo el mundo ha tenido la experiencia en cual se ha sentido avergonzado, y no es agradable para nadie. Cualquier persona decente será comprensiva al respecto. Cualquiera que piense mal de ti en un momento de incomodidad, es más probable que no valga la pena de todos modos.
  • Controla el estrés. Las técnicas de relajación, como la meditación y la respiración profunda, pueden tranquilizar tu sistema nervioso estimulado y disminuir la presión arterial asociada con la ansiedad. Ese cambio mental puede ayudar a bajar el regulador de intensidad en sonrojarse o prevenirlo en el primer lugar.
Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*