Cómo dejar de ser un adicto al trabajo

¿Te las pasas trabajando inclusive durante tus vacaciones? ¿Revisas todos correos electrónicos de tu teléfono durante una cena familiar o con amigos?¿Siempre tienes la necesidad de hacer una última llamada telefónica antes de salir de la oficina?

adictos-al-trabajo

Si estás en una relación adictiva enfermiza con el trabajo, quédate tranquilo porque estás lejos de estar solo en eso; muchos de nosotros trabajamos tantas horas que es difícil saber lo que es incluso normal.

adictooaltrabajo.jpg 4

Trabajar duro es una cosa muy buena – pero hasta cierto punto. El exceso de trabajo no ayuda a tu productividad, y es perjudicial para tu salud física y mental. Es hora de aprender cómo volver a estar en equilibrio.

adicto-al-trabajo.2

Éstos son algunos consejos para dejar de ser un adicto al trabajo:

Aprender a apagarlo.

Hacer un pacto con uno mismo que no vas a trabajar más allá de un cierto tiempo, y honrar ese tiempo para cerrar todo, notebook, celular, etc. Aprende a alejarte.

Tomar un descanso.

Aprende a darte descanso durante la jornada laboral, aunque sean pequeños descansos de pocos minutos. Ir a comer en vez de comer en el escritorio. Tomar un paseo alrededor de la oficina o hacer un rápido viaje a un parque cercano o cualquier cosa que cambia el paisaje. Incluso 10 minutos pueden hacer un mundo de diferencia.

Cambiar tu forma de pensar.

Puedes estar entre las muchas personas que creen que las largas horas laborales demuestran tu gran ética de trabajo y que los que toman descansos (o pasan las noches, fines de semana y vacaciones desconectados) son perezosos o menos comprometidos. Pero esa forma de pensar es inexacta y poco saludable, por lo que debes dar un paso hacia atrás cuando te encuentres cediendo a ello. Recuerda, lo que piensas es lo que eres.

Tratar en serio.

Cuando te consumes con el trabajo y actúas como si tu vida dependiera de tu trabajo, es muy probable que dañes tu salud y tus relaciones. Es necesario tomar en serio el cambio. Si es necesario, considerar la obtención de ayuda para aprender mejores habilidades para equilibrar tu vida.

No traerlo a casa.

La prueba más difícil de todo! Cuando vuelvas a casa, hacer un punto de apagar el teléfono y desconectar tu correo electrónico. En su lugar, tomar tiempo para los amigos y familiares. Es hora de ser la persona que sólo podría estar disponible para trabajar por un tiempo – y, a menos que estés ahorrando literalmente vidas con tu trabajo, eso está bien.

Meditar en él.

Más que la mayoría de la gente, los adictos al trabajo tienen que aprender a apagar su mente pensante. La práctica de la meditación es una gran manera de hacer que eso suceda. Tomar un poco de tiempo cada día y conscientemente retrasar, respirar, relajarse, descansar la mente, y alimentar a tu corazón.

Establecer límites saludables.

Muchas personas que son propensas a la sobrecarga de trabajo crónica también tienen problemas para establecer y mantener límites. Como punto de partida, hacer un horario de trabajo y comprometerse con él. Si necesitas incluir algunos la noche o los fines de semana que estás atrasado con algo, eso está bien, pero hacerlo intencionalmente, en base a los horarios y los patrones, no sólo porque ya estás allí y aún no te sientes agotado.

Ser un adicto al trabajo no beneficia a nadie – ni a tu equipo de trabajo, ni a tu organización, ni al mundo.

adicto-trabajo1

Serás mucho más eficaz – por no mencionar que mucho más feliz también – con un descanso adecuado, el sueño, las pausas, y el tiempo para cultivar las relaciones e intereses fuera del trabajo. El cuidado personal te mantiene en la cima de tu juego y en el juego.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*