¿Cómo dejar de ser tan orgulloso?

El orgullo puede ser visto desde dos perspectivas. Por un lado el sentirse orgulloso de uno mismo o de otros tras haber logrado algo con mucho esfuerzo, pero también puede tener que ver con ese sentimiento que no permite ver los propios errores o fallas y que no permita disculparnos con los demás cuando hemos estado mal con ellos, volviéndonos personas sesgadas y caprichosas. Es de este segundo aspecto del que queremos hablar en esta oportunidad, debido a que ser muy orgulloso, tiene su lado malo, porque muchas veces nos influye en nuestras relaciones interpersonales, no permite expresar nuestros sentimientos verdaderos o comunicarnos de manera natural y todo esto termina incidiendo en nuestro propio bienestar. Por esto es que a continuación queremos contarles como dejar de ser tan orgulloso para poder revertir esta característica que no nos hace nada bien.

Cómo dejar de ser muy orgulloso: Tips

Lo primero que debemos poner en práctica o tratar de revertir es el ofendernos de manera fácil. Esto es algo que hay que cambiar, porque siempre habrá cosas que nos disgusten pero estar focalizados en ellas permanentemente nos genera una posición de defensiva y de desgaste que lleva a discusiones que pueden evitarse.

Por eso es que el consejo es empezar a aceptar a los demás como son y aceptarte a vos mismo, tratando de adoptar una manera más compasiva y humilde de tomarse las cosas.

Muchas veces detrás de una personalidad orgullosa, se esconden el miedo al rechazo, al fracaso, a ser juzgados y sobre todo mucha inseguridad. Para poder revertir esto, la clave está en la aceptación y en reconocer que uno es orgulloso y esto nos permitirá barajar la posibilidad de que podemos fallar y que los otros pueden juzgarnos. De esta manera vamos a poder estar tranquilos con uno mismo sin importarnos demasiado lo que los demás dicen de nosotros, esto aumentará tu humildad y beneficiará y mejorará tus vínculos.

Otra de las características de las personas orgullosas es que siempre quieren tener la razón. Esto hace que muchas veces pierdan la objetividad y quieran defender su pensamiento más allá de lo que cualquier otra persona pueda pensar, sin ni siquiera escuchar o dar lugar a este pensamiento. En este punto es importante reflexionar que pueden existir distintas verdaderas y esto tiene que ver con que no todos somos iguales, no todos tenemos la misma realidad y por eso hay miles de puntos de vista distintos pero todos valederos. Y lo más importante que por el simple hecho de no compartir el pensamiento con una persona, no debemos enojarnos o fastidiarnos con ella, sino tan sólo aceptarlo.

Por otro lado es importante abandonar la postura del competir continuamente por todo con los demás. Esto además de demandar mucha energía y por lo tanto ser desgastante, no es bueno para quien lo vive. Por esto es importante empezar a oir a los demás, ser más receptivos y pronto verás como esto termina repercutiendo de manera positiva en tus relaciones interpersonales. E
En esta misma línea, hay que abandonar la idea de que uno es superior a los demás, porque esto sólo genera hostilidad, discusiones y resentimientos en los vínculos.

Y por último, hay que tomarse las cosas con más calma y más humor, ya que si las discusiones se ven desde este lado, todo es más fácil y llevadero. El secreto está en ser compasivo con las demás personas, reirse de los problemas propios y no vivir la vida como un gran melodrama.

Ojala todos estos consejos y tips puedan serte útiles para poder abandonar la actitud arrogante y dejar de ser tan orgulloso.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*