Cómo dejar de criticar y ver defectos en los demás

El acto o la costumbre de criticar a los demás, de buscarles siempre el defecto, de marcar el error, de tratar siempre de buscarle el lado malo a toda cosa que hagan los demás, puede ser una defensa para no ver los propios errores, para no pensar en los propios defectos, para no pensar en la propia falla. Si bien la mayoría de las personas puede ser crítico en algunas cuestiones en relación a los demás, hay muchas otras que no pueden correr el foco de atención de los defectos en los demás. Esto es algo que aburre y molesta, sobre todo para quienes rodean a estas personas. Por eso, poder cortar con este hábito será importante para poder volver a recuperar vínculos que se perdieron y afianzan relaciones interpersonales. Por eso el post del día de hoy está dedicado a todos aquellos que se la pasan criticando a los demás, porque vamos a contarles cómo dejar de ver los defectos en los otros y de criticarlos todo el tiempo. 

¿Por qué se critica todo el tiempo a los demás?

Lo primero que hay que pensar es que no existe la perfección, y no esto pensado como una frase popular y común, sino basándonos en el psicoanálisis propuesto por S. Freud y continuado luego por J. Lacan.

Freud hablando de la castración en los primeros tiempos de la constitución subjetiva, de lo que habla es que existe la completud, que siempre hay algo que nos va a faltar y por eso siempre estaremos en la busqueda orientada por un deseo primero que es imposible continuar. Jacques Lacan sostenía esta falla por estructura, donde no hay nada que nos permita completarnos, siempre habrá un resto, que es con el que hay que lidiar y cada quien sabrá que hacer con ese resto y ese hueco.

Llevado esto a la vida ordinaria, lo que significa es que no existe la completud, y que estar marcando el defecto todo el tiempo en los demás es un mecanismo de defensa, por así decirlo, para no véerselas con la propia falla, para no encontrar el propio yerro. Si se logra comprender esto y aprehenderlo, ya será un gran paso para empezar a dejar pasar a los demás los errores, para correr el foco de atención de ellos.

Cómo dejar de Criticar

Pero para ser más prácticos, en aquellas situaciones puntuales donde estas por marcar el error en los demás, lo que tenes que tratar es de cambiar rápidamente el foco de atención, tratando de mirar hacia otro lado, distraerse con otra cosa o atender a otra cosa.

Además en ciertas ocasiones debemos funcionar con la empatía, pensar cómo hubiéramos reaccionado o actuado ante la situación que está la persona a la que vamos a criticar por tal o cual cosa.

Hay un ejercicio recomendado especialmente a aquellas personas que día a día y todo el tiempo se encuentran criticando a otras personas. Para ello necesitas un anotador pequeño, donde vas a notar una palabra que sintetice aquella crítica que ibas a decir a otra persona. Esto lo vas a repetir todas las veces que sea necesario durante el día, en lugar de hacer la crítica. Antes de finalizar el día, vas a releer estas anotaciones, y vas a pensar cuántas veces te han hecho esa crítica a vos, qué hubieras sentido si te la hubieran hecho, cómo hubieras reaccionado y si te hubiera gustado que te lo digan o no. Y sobre todo cuantas veces has incursionado vos en aquello que estabas a punto de criticar. Este es un ejercicio ideal para darse cuenta lo fácil que es ver las cosas de afuera y cómo al detenerse a pensar rápidamente, uno se ve enredado en las mismas situaciones en su propia vida.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*