Cómo dejar de comerme las Uñas

Son muchas las personas que tienen el hábito de comerse las uñas, y aunque muchos juzguen que esto deriva de una tendencia al nerviosismo o falta de control, en verdad deben saber que esta es una conducta que muchas veces tiene su origen psicológico. De esta manera, existe un nombre médico para este trastorno, que se llama onicofagia y las consecuencias no sólo se atestiguan a nivel estético sino también para la salud. Por todo esto se entenderá que poder revertir esta situación es algo muy importante y por eso hoy queremos contarte cómo hacerlo, porque a lo largo de este post te vamos a contar cómo dejar de comerte las uñas con algunos remedios caseros.

Cómo dejar de comerme las Uñas

Lo primero que tenes que hacer es buscar aquellas situaciones en las cuales desencadenan este hábito, para poder identificarlos y estar prevenido que ante este tipo de situaciones podes reaccionar así. Por lo general se tratan de situaciones que nos generan tensión o nos convocan a actuar y nos generan nervios, por ejemplo tomar decisiones, rendir exámenes, etc.

Si lograste identificar las situaciones que generan este hábito en vos, lo que tenes que hacer es buscar otras actividades que te permitan canalizar el estrés que aquellas generan y ayuden a mantener tus manos ocupadas, por ejemplo escribir, pintar, hacer algún deporte, tocar algúun instrumento, etc. Esta es una buena estrategia para poder canalizar el estrés, la ansiedad y la tensón sin dañar tus uñas.

Al mismo tiempo se sugiere empezar a masticar plantas que sean comestibles. Esta es una manera de poder empezar a sacar de tu boca tus uñas, y que cuando la saques, aquella tenga con qué entretenerse. Una buena opción puede ser la raíz de regaliz. Lo ideal es que esto lo hagas en aquellos momentos de estrés, porque ayudarán a poder afrontar mejor la situación.

En esta misma línea de las plantas, debemos mencionar al Aloe Vera. En diferentes oportunidades ya hemos nombrado todas las propiedades que ésta tiene para la salud, pero en paralelo a esto debemos saber que su sabor es muy malo, pero ésto es lo que nos va a servir en este caso. Lo que tenes que hacer es pelar una hoja de aloe vera y cortarla en cuadraros pequeños, que vas a dejar en  la heladera y todas las mañanas vas a agarrar uno de ellos y los vas a frotar sobre tus uñas. Luego de esto, cada vez que lleves tus manos a la boca y sientas el sabor del aloe vera, te darán ganas de tenerlas muy lejos de la boca.

Recuperando la idea de mantener tu boca ocupada, pero con otra cosa que no sean tus uñas, te sugerimos los chicles sin azucar. Lo ideal es que siempre puedas tenerlos a mano, o bien alguna pastilla que tampoco tenga azúcar para evitar dañar tu salud bucal, para que cuando quieras comerte las uñas, en su lugar puedas mantener tu boca ocupada con estos. Y esto es algo que tiene beneficios en distintos sentidos, porque al mismo tiempo que tu boca está ocupada y tus manos libres, cuidando la salud de tus uñas, vas a tener un aliento fresco y también prevenimos la aparición de arrugas por los movmientos que hacemos con la mandíbula al arrancar las uñas.

Estas son tan sólo algunas sugerencias que te dejamos, pero no podemos terminar este post sin decirte que el mayor poder para dejar de comerte las uñas está dentro de uno mismo y en la autodeterminación y autoncontrol de decir esto no lo voy a hacer más por mi salud y por qué yo me lo propuse.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*